X Curso de Iniciación a la Fotografía Digital

Después de 6 semanas desde que se anunciara la X Edición del Curso de Iniciación a la Fotografía Digital, ayer llegó el verdadero momento. Una jornada muy especial que cerró la primera decena de ediciones de esta actividad. Un grupo de 13 nuevos aficionados a la fotografía asistieron y se dejaron acompañar durante sus primeros pasos en fotografía.

Durante la mañana, dedicamos 4.5h a entender qué es la fotografía, cuáles son los parámetros que entran en juego y cómo se configuran en nuestras cámaras. Además, no sólo aprendimos estos conceptos, sino que dedicamos 1/3 parte de la jornada mañanera a la composición y la técnica fotográfica.

Para terminar, como había prometido, realizamos el sorteo de un regalo fotográfico. Un conjunto de filtros degradados y neutros, portafiltros y anillos conversores, un conjunto exactamente igual al que forma parte de mi equipo. Esta vez, la afortunada fue María, la chica más joven que ha decidido emprender de la mano de Perspectiva Discreta. ¡Espero que lo disfrutes!

Al mediodía, nos desplazamos hasta un restaurante para coger fuerzas. Como siempre, risas, bromas y buenas conversaciones, esto es super importante para comenzar la jornada de tarde habiendo roto la tensión y vergüenza. Siempre me ha parecido imprescindible hacer que mis alumnos se sientan cómodos aprendiendo, que disfruten de cada minuto con su cámara en las manos y combinen la formación con un buen ambiente. Quiero que recuerden mi actividad como un día donde comenzaron un nuevo camino, habiendo disfrutado y rodeados de ilusión.

Sé que siempre digo lo mismo, pero es un placer trabajar con gente como la que me estoy encontrando. Personas que se desplazan desde otras provincias, haciendo incluso un centenar de kilómetros para venir a conocerte y aprender de ti. Personas que llevan meses, sí, muchas ediciones perdiendo su plaza y esperando muchas semanas para volver a intentar pillar una. Mucha parte del éxito y continuidad de la actividad es gracias a vosotros, los casi 100 alumnos que he tenido en apenas dos años y los otros tantos que seguís apoyando el proyecto de cerca, compartiendo, recomendando y siguiendo mis trabajos. Organizar todo esto no es fácil, pero si hay algo que realmente merece la pena es disfrutar de una jornada como la de ayer.

Es un verdadero orgullo poder escribir estas palabras, la verdad es que sí.

Muchas gracias a todos,