V Curso de Iniciación a la Fotografía Digital

Esta quinta edición del Curso de Iniciación a la Fotografía reunió a 7 personas, un grupo realmente interesante que me ofreció un fantástico día de formación. La combinación trabajar y disfrutar es sin ninguna duda algo maravilloso. La filosofía del curso era exactamente la misma que la de sus antecesores, dos bloques repartidos equitativamente entre teoría y práctica.

Respecto al bloque teórico, tengo que dar las gracias al Ayto de Marchamalo que me permitió dar la clase en las instalaciones del Centro Joven del municipio.

Acabada la clase teórica, disfrutamos de una comida grupal donde la idea principal es entablar conversaciones y ganar confianza entre los compañeros, conocernos un poco más, relajarnos y tomarnos alguna caña para coger con fuerza la clase práctica.

Durante la tarde, realizamos una ruta por las calles de Guadalajara, como de costumbre la ruta estaba estructurada con unos ejercicios que ponían a prueba las habilidades y conocimientos de cada uno de los alumnos. Mi intención siempre fue retarles a mejorar sus fotografías, ayudándoles y corrigiendo lo que yo entendía como mejorable.

Como en los cursos anteriores, me llevo la alegría de ver como a pesar de las horas de curso, del cansancio y la saturación de una jornada intensiva, los alumnos siguen realizando fotos hasta el último minuto, algo realmente gratificante.

Por mi parte, no me queda más que agradecer a los 7 su participación, que hayan confiado en mí para adquirir sus primeros conocimientos de fotografía y que me hayan cedido uno de sus días de descanso. Espero haberles guiado por el buen camino, que hayan entendido que la fotografía es algo al alcance de cualquiera que requiere de muchas horas de práctica.

Os dejo algunas fotografías que tomé durante el Curso de Iniciación a la Fotografía, cómo lo vi desde mi visor. Próximamente actualizaré la entrada con las fotografías que me vayan enviando los asistentes.